¿Sabías por qué los aviones vuelan a más de 10.000 metros de altura?

última actualización: 17/01/2020
10.000 metros de altura, ¿Sabías por qué los aviones vuelan a más de 10.000 metros de altura?

Si analizamos el edificio más alto del mundo, Burj Khalifa (Dubai), tiene menos de 830 metros de altura. El Everest, la montaña más imponente en el horizonte terráqueo, alcanza los 8.848 metros.

Entonces por qué volar a 10.000 metros o más? ¿Cuál es la verdadera necesidad de llevar a un avión a esa altura en particular?

Hay tres causas que tienen que ver con los factores que más preocupan a las aerolíneas. Las ganancias que obtienen y esencialmente la seguridad de sus pasajeros, tripulación y aeronaves.

Alcanzar la altitud de crucero ideal

Para volar de manera eficiente y ajustar el consumo de combustible, una aeronave debe alcanzar una altitud de crucero ideal. Así tendrá un impacto significativo en el consumo del mismo y por ende en las ganancias que se generan para la empresa.

En este rango llamado altitud de crucero (Entre 10.500 y 12.000 metros de altura). Los aviones enfrentan una menor resistencia al aire y pueden viajar más rápido, consumiendo menos combustible.

Cuanto más ahorre, mejor y más rentable será su negocio. Además, los motores de aviones comerciales son motores turbofan, que tienen mayor empuje porque enfrentan menos resistencia al aire.

Pero también necesitan oxígeno atmosférico para mantener la combustión. Por lo tanto, superar de los 10.000 a los 12.000 metros ya comprometería la eficiencia de la turbina.

Esta nueva generación de turbinas llamadas también turboventilador tiene varias ventajas sobre los motores turborreactores. Consumen menos combustible, lo que los hace más baratos, produce menos contaminación y reduce el ruido ambiental.

La seguridad a partir de los 10.000 metros de altura

10.000 metros de altura, ¿Sabías por qué los aviones vuelan a más de 10.000 metros de altura?

El otro punto o razón por el que se vuela a esta altitud es evitar ciertos peligros. Nos referimos a pájaros, drones o aviones más ligeros que vuelan a altitudes más bajas.

Se estima que en promedio, se producen diariamente más de 16 impactos de aves en los aviones, la mayoría de estos incidentes ocurren a alturas entre la pista y 800 metros sobre el campo.

Hay casos extraños, como el ocurrido el 29 de noviembre de 1973, cuando un avión comercial chocó contra un buitre a 11.000 metros de altura cerca de Abidjan, Costa de Marfil, África.

Muchos de estos impactos no son severos. Sin embargo, algunos de ellos han causado accidentes graves, razón por la cual los pilotos deben ser conscientes sobre los peligros que esto conlleva. Habiendo realizado previamente la capacitación necesaria utilizando hechos, datos y procedimientos para reducir la probabilidad y las consecuencias de un impacto con las aves migratorias.

Por otro lado, los drones últimamente pasan de ser modelos de aviones a poderosos aviones autónomos que se mueven más rápido que lo establecido en las regulaciones, y que la capacidad de las autoridades para controlar el tráfico pesado que puede causar accidentes.

Varios informes de pilotos del Reino Unido, Estados Unidos, Japón, China, España y otros países, dicen haber observado drones a una distancia muy cercana.

Algunos pilotos han podido ver volar drones a altitudes de hasta 3.000 metros, lo que ha generado preocupación por las autoridades de aviación civil.

Minimizar  y evitar las inclemencias del tiempo

El tercer punto es el clima, y ​​la explicación es simple: la mayoría de los aviones comerciales vuelan sobre la troposfera, donde generalmente ocurren eventos climáticos como lluvia o tormentas.

Podemos agregar en este punto que la turbulencia, que todavía ocurre a más de 10.000 metros de altura, es mucho menor debido a la gran altitud.

El último punto para esta altitud de crucero son las situaciones de emergencia. Según expertos, en el caso de que ocurra algo que motive un aterrizaje de emergencia, los vuelos de gran altitud dan mucho más tiempo para arreglar la situación o encontrar un lugar seguro para aterrizar, que si estuvieran en un avión ligero a una altitud más baja.

Si un avión vuela a 1.000 metros del suelo y sus motores se llegan a detener, el impacto sería casi inmediato.

A diez veces de esa altura, es decir, a 10.000 metros de altura, los pilotos pueden hacer que el avión planee entre 50 y 80 kilómetros más, lo que en términos reales puede significar tener el tiempo suficiente para maniobrar y salvar la vida de muchas personas.